Cuando Valerón era el mejor jugador de África

febrero 3, 2008 at 10:30 pm (Disertaciones)

Juan Carlos Valerón Santana. Nació en Arguineguin, al sur de la isla de Gran Canaria. Encuadrada en la provincia de Las Palmas de Gran Canaria.

Vengo aquí a contar como un jugador Español se convirtió en el mejor jugador Africano de principios del siglo XXI.

Las islas Canarias.

El archipiélago está situado frente a la costa noroeste de África, entre las coordenadas 27º 37′ y 29º 25′ de latitud norte y 13º 20′ y 18º 10′ de longitud oeste [3] (esta situación implica una diferencia de una hora entre Canarias y el resto de España). La distancia a África es muy pequeña, de tan sólo 95 km en el punto más próximo, si se compara con la que lo separa de las tierras europeas: 1.400 km[4] . A pesar de esto, la cultura de las islas es occidental, a medio camino entre Europa y Latinoamérica.

Las islas, de origen volcánico, son parte de la región natural de la Macaronesia junto con los archipiélagos de Cabo Verde, Azores, Madeira y Salvajes.

Vengo a reflejar estos datos, porque no se podrá negar que dichas islas, aunque españolas y pertenecientes a la comunicad de la unión europea con el resto del territorio, son unas islas africanas. Así pasa también con otros territorios españoles en ese inmenso continente que es África (Ceuta, Melilla, Chafarinas,…) aunque de cultura europea.

No hace muchos años que Valerón , con su llegada al SuperDepor que venía de conquistar el título de Liga, desarrollo un talento sin igual, demostrando su capacidad de manejo del centro del campo y cerebro de aquel Deportivo que ganó la Copa del Rey en 2002

Por aquel entonces ningún otro jugador en Europa ni en niguna liga europea proviniente de algun rincón de África podía hacerle sombra. Se convirtió de esta manera en el mejor jugador Africano, nativo de este continente, en aquellos años 2001 y 2002.

Es una mera opinión personal, pero como se entiende, también una disertación amena, sin el afán de herir la sensibilidad de alguien. Aun recuerdo en mis años de colegio, aquellos problemas de conjuntos, donde decíamos, que C pertenecía a A y también a B y por lo tanto C se encontraba en la intersección de ambos.

clip_image002.jpg

Anuncios

Permalink Dejar un comentario

La suerte

enero 21, 2008 at 3:47 pm (Disertaciones)

Como dijo uno de los muy ilustres “mestres inspiradores” (véase sección a ellos dedicada) Isaac Asimov: “La suerte favorece a la mente preparada”.

Y es verdad.

Algo escéptico conocí a Isaac Asimov, o más bien, tengo que decir que tuve noticia alguna de esta persona, cierto día en el trabajo. El quillo, un gaditano pixa que trabajaba en la obra del puerto exterior me reveló su existencia. Filósofo americano, librepensador y humanista, Asimov afirmaba que la suerte en verdad sólo favorecía a toda mente preparada para asimilar que la suerte no existe, y que simplemente el tener más o menos suerte es dependencia directa de haber o no realizado ciertas acciones que terminan en una situación de suerte o de mala suerte.

Así la suerte, es la punta de un iceberg inmenso, muchas veces oculto por un enorme y oscuro océano que nos cuesta ver.

Pongamos como ejemplo que Panchito suspende el examen de matemáticas, y lo achaca a la mala suerte que ha tenido pues justo le han preguntado el tema que no se había estudiado. Si Panchito se hubiera estudiado todos los temas no hubiese tenido mala suerte y por tanto la mala suerte no existe, pues pertenece a la imaginación de Panchito.

Ya que el resto de la clase aprobó, pues se había estudiado ese tema, la mala suerte no fue tal para ellos. Sólo existió en la conciencia de Panchito sin querer meditar que su mala suerte es simplemente combinación entre el azar (que sí existe) y su mala gestión de estudio.

Pongamos otro ejemplo, muy de moda hoy en día por aficionados al futbol. En numerosos programas deportivos y en la calle (esta última contagiada por los primeros. Lugar donde habitan una mayoría de individuos que no tienen conciencia de pensamiento y se dejan llevar por las opiniones de unos pocos) circula la gran mentira de la suerte. En estos parajes, la suerte se mueve a sus anchas, riéndose de los que hacen gala de conocerla y perturbando el sano descanso de las “mentes preparadas”.

En estos programas se afirma, no sólo que la suerte existe, sino que hace acto de presencia en el equipo eterno rival, y casi siempre a favor de corriente. ¿Por qué el Real Madrid siempre gana sus partidos, aunque juegue mal?

En primer lugar si un equipo de futbol gana un partido es porque ha jugado bien, ha marcado más goles que el rival, por lo tanto le han metido menos, y todo dentro de un contexto con una reglamentación muy estricta. Así establece el reglamento de tal deporte que el equipo que al final de los noventa minutos de juego reglamentarios más el añadido que el arbitro imparcial de la contienda estime oportuno, haya conseguido más tantos primeramente validados por el arbitro, es el que gana. Y por lo tanto el que mejor lo ha hecho, ya que ese es el objetivo principal del juego.

En cuanto a sí se han realizado más pases, se han hecho más piruetas y los goles han sido de más bella factura, es meramente una cuestión de gustos que se aleja de la objetividad del reglamento del juego.

Finalmente, se puede afirmar, con total seguiridad que si el Real Madrid o cualquier otro equipo gana un partido, ha jugado bien. Punto pelota.

La suerte presenta un gran silogismo con esta última afirmación, pues, en numerosos medios de comunicación se basan en evidenciar la existencia de la suerte si un remate de un jugador pega en el palo, sale rebotado y no entra en portería. A lo que se añade que mala suerte ha tenido, o lo que causa mayor admiración por mi parte, que suerte tiene el portero. Implicando por una invisible red de carambolas telequinésicas a una tercera persona (el guardameta) que no ha tenido nada o casi nada de peso en la respuesta que por azar probabilístico ha decantado al disparo de ese rematador al ostracismo de no entrar en la red.

Así es como se habla de suerte, cuando se quiere decir azar, o combinación de sucesos catastróficos cuando se refieren a la mala suerte.

Llegados a este punto podemos admitir que existe la suerte, pero que no es lo que pensamos realmente, y que estamos pensando en Juan cuando hablamos de Paco. La suerte es por tanto la culminación y desenlace positivo de una serie de acciones que han propiciado una situación de inestabilidad en el espacio, que tiende irremediablemente hacia el caos (Toda la naturaleza es caótica, por eso dos gotas de agua no caen siempre en el mismo sitio. El universo tiende hacia el desorden y el caos) y que por lo tanto con mayor o menor probabilidad decantará la balanza y mostrará el resultado. Dicha probabilidad es consecuencia directa de todas las acciones que han sido ejecutadas hasta ese mismo instante.

De este modo si alguien hace las cosas bien tendrá una probabilidad de mas del 50% de obtener el resultado satisfactorio ante la situación de inestabilidad espacial. Cuanto más perfectas sean ejecuatadas las primeras acciones mayor será la probabilidad, teniendo en cuenta que en un suceso caótico o de naturaleza caótica (Como un disparo a puerta) siempre existirá la probabilidad de obtener un resultado no consecuente con las acciones ejecutadas.

Así se afirma impunemente que el capitán del Real Madrid y de España, Raúl González, tiene mucha suerte, porque mete muchos goles a raiz de arañar balones en el área. Y es falso, porque la suerte la busca Raúl con sus movimientos y acciones preliminares al desencadenamiento de la acción (que casi siempre termina en gol por lo bien que hace todo).

En futbol puedes disparar y pegar en el larguero y esa bola puede rebotar y entrar y ganar el partido, o puede salir fuera y perderlo. Por eso se dice que en el fubol influye mucho la suerte.

Aunque para algunos jugadores, hasta la suerte es un arte.

Raul González. El mejor futbolista español de todos los tiempos

Permalink Dejar un comentario